Estados Unidos confirmó que Corea del Norte liberó a un ciudadano estadounidense, Jeffery Fowle, que fue detenido en abril cuando intentaba abandonar ese país asiático.

El Departamento de Estado de EE.UU. dijo que Fowle se encontraba camino a casa, después de que los negociadores estadounidenses salieron de Pyongyang.

Según informes, Corea del Norte lo había acusado de dejar una biblia en un club nocturno.

La actividad misionera es considerada un crimen en Corea del Norte.

Washington todavía está negociando la liberación de otros dos estadounidenses retenidos en Pyongyang; Matthew Miller y Kenneth Bae.

Fuente: BBC Mundo